Blog de Pau

¿Te ha parecido interesante?

De la viagra al fin de ciclo

Maquillaje, pura cosmética, es aquello que se aplica sobre algo que disfrutó de tiempos mejores. Cuando el maquillaje es insuficiente se recurre a algo más para poder mantener la pasión, que es lo que genera dinero.

En el caso del Barça, el maquillaje consta de fichar al mejor jugador joven del mundo (coste aún por determinar) o alardear de haber saneado al club económicamente. Ahora bien, por mucho maquillaje y cirugía estética que se haga, si la doncella no cuida su dieta y mantiene hábitos saludables, cada vez va a requerir de más maquillaje y cirugía para paliar los efectos de su dejadez y del paso del tiempo. Esta temporada con el Tata, la doncella blaugrana ha llegado a ser infumable (hay menores leyendo). En esos casos, cuando la situación es inmaquillable, los trileros recurren al otro lado de la ecuación, la "trempera del soci". Es ahí donde la directiva, aún con posibilidades de hacer el triplete, dice que hay recursos suficientes como para invertir 120M€ en fichajes y 600M€ en una remodelación del "Espai Barça" del que solamente se conoce su presupuesto y unos renders (bocetos) dignos de una promoción del pocero. Eso es pura viagra, un truco de magia para desviar la atención y ocultar las chapuzas y los engaños de esta directiva.

Cuando se combinan todos estos elementos, el despertar después de la fiesta es más peligroso que Farruquito conduciendo un autobús escolar.

La música ha dejado de sonar y ahora es cuando todo el mundo descubre que el Tata no tenía tan buenas ideas como pregonaba ante las primeras críticas derivadas de su violación del estilo Barça. Ni ha sabido reaccionar en los partidos, ni ha sabido prepararlos bien, ni ha movido su guión un ápice, ni se ha ganado el respeto de nadie. Su gran valedor dimitió hace meses y ya nadie quiere casarse con él, ni siquiera su paisano Messi.

No digo que este sea un fin de ciclo por la edad de los jugadores ni porque el modelo tenga una fecha de caducidad. El fin de ciclo se dio cuando esta directiva creyó que podía mejorar la receta de la Coca-Cola y terminó prostituyendo todo aquello que prometió defender.

Nuevos tiempos deben soplar en can Barça. Cuando la pelota no entra, ya nada puede maquillar el olor de rancio que dejaron aquellos falsos profetas que se envolvieron en sus falsas promesas y que han terminado recordando tiempos pretéritos donde el Barça era solamente, un club.

17/04/2014, por Pau,
2
¿Te ha parecido interesante?
2 Comnents Nuevo comentario


20:30
3
En el que no avancem és en el fet d'haver d'esperar que la pilota no entri per canviar les coses

11:06
1
Pau
Correcte, l'autocomplaença del discurs " aún estamos vivos en todas las competiciones" ens ha matat